4/20/2014

El Amstrad CPC cumple treinta años

Posted By: Jesus Santana - 4/20/2014


Hay quien aún recuerda, con nostalgia y, por qué no decirlo, cierta ansiedad, los enormes tiempos de carga de los videojuegos orientados al mercado doméstico en los ochenta. Este año se cumplen treinta años de una de las máquinas de 8 bits responsables de ese fenómeno: el Amstrad CPC. El responsable conceptual del ingenio fue Alan Michael Sugar (Londres, 1947), un empresario que con 21 años fundó Amstrad para distribuir y, después, fabricar equipos de sonido de alta fidelidad. Una decada más tarde, Sugar era multimillonario.

Consciente de que el negocio de los equipos de sonido se estancaba, en los ochenta Sugar tiene una idea: fabricará un ordenador dirigido al hogar, a un precio lo más competitivo posible y que incluya en su carcasa todo lo necesario para ponerlo en marcha: teclado, CPU y el sistema de carga y almacenamiento necesario para introducir juegos y programas. Pero lo cierto es que el desarrollo de la máquina fue muy accidentado. El ordenador se diseñó en torno al procesador MOS 6502, el mismo que alojaba en su interior el Commodore 64 y el Apple II. ¿Qué pasó? La placa era muy cara de fabricar -al parecer, los diseñadores habían creado un sistema basado en docenas de chips, sin darse cuenta de que muchos de ellos podían integrarse en uno solo por una fracción de lo que costaba- y los plazos de entrega se habían superado, por no hablar de que aún no había ROM porque ni siquiera se había escrito una línea de código para el mismo

De nuevo estaban en la línea de salida, así que Sugar apostó por los ingenieros Roland Perry y William Poel. Ellos, desde Ambit Internacional, elaboraron la placa que partiría, esta vez, de un Z80 de Zilog, el mismo procesador que usaba el ZX Spectrum de Sinclair y de eficacia más que demostrada. Desde Amstrad, diseñaban la carcasa, la unidad de cinta y el teclado y Amsoft crearía el software que acompañaría al ordenador.

El Amstrad CPC 464 se presentó en la Westminster School de Londres el 11 de abril de 1984, si bien las primeras unidades no llegaron a las tiendas hasta junio. El responsable de su funcionamiento era un procesador Z80 a 4MHz, que disponía de 64KB de RAM, un chip de sonido AY-3-8912 de General Instrument y un lector de cintas de casete. Costaba 249 libras (302 euros) con un monitor de fósforo verde y 359 (436 euros) con un monitor en color, sin duda una ventaja competitiva respecto al resto de fabricantes que obligaban a conectar el ordenador al televisor. El ordenador tuvo mucho éxito en Europa y pronto Amstrad lanzó más versiones.

El CPC 664 llegaba un año más tarde y sustituía la unidad de cinta por una de discos de tres pulgadas, mucho más rápida. El CPC 6128 aumentaba la memoria hasta los 128KB. Entre todos ellos se vendieron más de tres millones de máquinas. Finalmente, Sugar compró los derechos de Sinclair Reasearh por 5 millones de libras. Dominaba el mercado de los 8 bits y, quizá por ello, hasta 1990 no introdujo una nueva línea de ordenadores bajo la gama Plus. Fue un fiasco ya que para entonces los ordenadores de 16 bits habían inundado el mercado.... http://flip.it/WvkvF

Copyright © 2013-2016 esMarketingDigital

Designed by eMD &