5/01/2014

Robots en la minería y la agricultura

Posted By: Jesus Santana - 5/01/2014


Cuando se habla de robótica lo primero que viene a la mente son los los robots humanoides que están destinados a reemplazar a los astronautas, o tal vez los brazos robóticos que han plagado las fábricas para reemplazar uno a uno a los soldadores. Si vamos un poco más allá tal vez nos imaginemos un robot en un quirófano. Pero la realidad es que los robots están facilitando todo, y hoy vamos a hablar de su rol en la agricultura y en la minería.

Vamos a empezar por la agricultura, donde no es tan fácil sistematizar las tareas. Un mango puede estar maduro y listo para ser cosechado, pero otro en la misma rama puede no estarlo. Es por eso que los robots no han penetrado la agricultura de la misma manera en la que lo han hecho en otras áreas.

Los robots que sí se han puesto en marcha son aquellos que retiran las plantas no deseadas de los cultivos como el “Lettuce Bot”, un robot que se especializa en cuidar lechugas y manufacturado por Blue River. Por otro lado está el Hortibot, un robot que se especializa en cuidar plantas o Harvest Automation, un sistemo robótico para invernaderos que se encarga de mantener la temperatura, la hidratación y otras variables bajo control, creado por exempleados de iRobot, los creadores del Roomba. Otro tipo de robot que se ha implementado es aquel que se encarga de ordeñar a las vacas.



 En la minería, por ejemplo, los robots juegan un papel menos cercano a la extracción y más del lado del control de daños. Por ejemplo en Sudáfrica se están empezando a utilizar robots para llegar a áreas poco accesibles para ver que tan viable es enviar humanos a extraer los minerales. Pero los robots en la minera se están perfilando para hacer otro trabajo: el de rescate.

RecoverBot es un robot de 68 kg con dos brazos maniobrables con pinzas, montado sobre cuatro ruedas con cámaras y controles de vídeo. Una coraza protege al robot durante su descenso. RecoverBot cumple con cinco características para cumplir la regla básica del rescate: evitar los riesgos innecesarios, porque no tiene sentido matar accidentalmente a un trabajador atrapado para alcanzar a otra cuando puede estar ya, también, muerto.

Estas características son:

Sampleo atmosférico, que puede ser un par de sensores que le permitan al robot detectar la presencia  de gases, como el dióxido de carbono y el metano, para evaluar las condiciones de seguridad de la mina.  Vídeo para detectar amenazas, como el movimiento del aire, explosivos, etc. La capacidad de trabajar sumergido. Autonomía, porque trabajar con un cable de 180 metros no es nada fácil y puede poner en riesgo una misión. Cámaras desmontables para “aumentar el campo de visión” del robot y permitir el acceso a areas remotas.

Engineer Zero
Teniendo esto en cuenta destaca “MOLE” (Mine Observational Locomotion Experimenter) un robot de 3000 USD que a simple vista parecen 3 tubos conectados y capaz de entrar en túneles de hasta 0.3 metros. Las “ruedas” son cilindros que están diseñados para estar en la posición correcta, sin importar como quede colocado el robot y aunque el diseño es inalámbrico MOLE posee un sistema de cable, con recolección incluida para evitar enredos,  con el fin de que no haya problemas de señal.

Los robots no solo están contribuyendo a hacer las producción mas eficiente, también están ayudando a hacer de la industria un lugar más seguro para los humanos, ¿no es, acaso, eso el progreso que tanto anhelamos?...
http://flip.it/EvTRu

Copyright © 2013-2016 esMarketingDigital

Designed by eMD &