6/02/2014

Operar a cientos de kilómetros de distancia

Posted By: Jesus Santana - 6/02/2014

Cuando Mehran Anvari toma su instrumento quirúrgico y realiza cortes en el cuerpo de una persona, no utiliza sus propias manos. De hecho, ni siquiera se encuentra en la misma sala. Opera a pacientes que están a 400km de distancia.

Desde una consola en el Hospital St Joseph's en Hamilton, Canadá, controla un robot quirúrgico que está en otra parte del país, que realiza cortes, sutura y retira partes del cuerpo. Hasta el momento ha hecho más de 20 operaciones, incluyendo operaciones de colon y reparaciones de hernia.

La tecnología detrás de la cirugía a larga distancia está lo suficientemente avanzada como para expandir su uso y permitir que la gente acceda a expertos mundiales y mejores servicios sin tener que viajar.

¿Podría ser esta la norma en los hospitales?

El nacimiento de la telecirugía no tuvo que ver con los procedimientos cotidianos. En realidad, se gestó a partir de los problemas que pueden ocurrir lejos de la Tierra.

Solución del espacio

Tan pronto como se empezaron a considerar seriamente los vuelos espaciales tripulados, surgió la pregunta de cómo se trataría a los humanos a miles de kilómetros de distancia de cualquier médico.
En la década de los 70, la Nasa sugirió que los investigadores consideraran la alternativa de operar a distancia a los astronautas.

Desde entonces, la Nasa y el ejército de Estados Unidos han trabajado intensamente para crear robots fiables, que sean capaces de operar personas en sitios lejanos.

En 2006, Anvari utilizó un robot para suturar a un paciente que vivía en el océano, en la base submarina Aquarius, para simular una telecirugía en el espacio.

Pero al igual que con la mayoría de las cosas que comenzaron con el espacio y el ejército, las innovaciones en la investigación en telecirugía también han repercutido en la vida civil.



Aplicación en la Tierra

El sistema Da Vinci ha hecho operaciones trasatlánticas.

En 2001, cirujanos de Nueva York realizaron la primera operación transatlántica con un paciente en Francia. Y en los últimos años se introdujo el primer robot comercial llamado sistema Da Vinci, el cual por lo general lo controla un cirujano que se encuentra cerca del paciente.

El robot de Anvari, que se llama Zeus, trabaja en un hospital comunitario que carece de instalaciones adecuadas y de expertos propios. Pero más allá de la ubicación, no hay muhas diferencias.

"Es lo mismo que si estuviera sentado en la sala de operaciones", dice. "Sostengo al robot con mis manos de la misma manera que agarraría los instrumentos".

Este cirujano mueve la cámara del robot que le sirve de ojos para hablar con las enfermeras que están en el quirófano junto al paciente y esperan sus instrucciones.

"Básicamente, es lo mismo que si estuviera al lado del paciente, solo que aquí utilizo las telecomunicaciones y la robótica. No se siente distinto".

Fuente: BBC

Copyright © 2013-2016 esMarketingDigital

Designed by eMD &