7/08/2014

Las cartas marcadas del juego ‘online’

Posted By: Jesus Santana - 7/08/2014

El cierre de cuentas y el robo de datos, los fraudes más comunes en los sitios web de apuestas


La última vez que Ángel, un treintañero y administrativo en paro, pudo entrar a su cuenta en la página web de apuestas deportivas 21kbet.com tenía casi 1.600 euros de ganancias, eso fue a inicios de 2012.

Dos años después, este madrileño sigue a la espera de sacar ese dinero, aunque ya no le interesa lo que ganó. "Solo quiero lo que invertí, unos 400 euros", afirma resignado por teléfono. Este apostador no fue el único que perdió en esta casa de apuestas en internet, a la que la policía acusa de estafar a más de 400 personas casi medio millón de euros.

Por el caso de 21kbet.com la policía detuvo el pasado 13 de junio a un hombre y tres de sus hijos en Burgos y Benidorm, lo que ha supuesto el primer golpe de las autoridades contra este tipo de actividades delictivas en internet. El inspector jefe Roberto Fernández Alonso explicó que el sitio web ofrecía "bonos de bienvenida" de hasta 1.000 euros de saldo, lo que era un señuelo para atraer jugadores. Ángel acepta que le llamó la atención este incentivo. "Empezamos a caer todos como chinches", añade.

El madrileño y el resto de apostadores fueron víctimas, según especialistas en fraudes en internet, de la estafa más común en los sitios de juegos y apuestas online: el cierre o bloqueo de cuentas. Otras son el robo de los datos de usuario; entrega de menos ganancias por cobro de impuestos; acceso a páginas trucadas o no originales. No existen cifras oficiales de cuánto representan estas estafas. Ni los expertos ni miembros de la Asociación de Víctimas del Fraude del Juego Online se atreven a dar un aproximado. Solo se hablan de cientos de miles de euros.

De lo que si hay cifras es de la cantidad de jugadores y la facturación total del juego por internet. El último informe trimestral de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) —adscrita al Ministerio de Hacienda— revela que entre enero y marzo pasado los operadores autorizados facturaron 1.573 millones de euros en apuestas deportivas, concursos, póquer, blackjack, ruleta y bingo, entre otros. El promedio de jugadores mensuales activos supera los 300.000, siendo marzo el mes con el mayor número —desde 2012 cuando se inició a llevar tal contabilidad— con 339.000. La tendencia es al alza, según la misma fuente.

Desde 2011, las apuestas y los juegos online están regidos por una nueva Ley del juego, aprobada en mayo de ese año, que establece que para operar en España ese tipo de actividades se requiere de una licencia y que las empresas tengan una sede española. María Blanco, presidenta de la Asociación de Víctimas del Fraude del Juego Online, comenta que antes de esta normativa las quejas se referían principalmente al cierre de cuentas sin previo aviso, o saldos que los sitios web daban por "desaparecido". Pero con la legislación en vigor, la mayoría de las denuncias son sobre "limitaciones" o variaciones de última hora en las apuestas. "Cuando vas ganando te limitan la cantidad que puedes ganar, pero si vas perdiendo no hay limites", agrega.

La variación de última hora consiste, según Blanco, en que una apuesta se paga inicialmente a cinco euros por cada euro apostado, pero "en el último minuto" se cambia a dos euros por uno, o a un euro por uno. "Al final no ganas lo que esperabas. Y no te dan ninguna explicación", afirma.

Los operadores ¡nunca! se ponen en contacto con los usuarios por correo electrónico”

Una estafa que se hace, con ley de juego o sin ella, es el robo de datos de los usuarios. Los ciberdelincuentes se hacen pasar por los operadores y envían un correo electrónico a los jugadores y apostadores, y aduciendo algún tipo de problema técnico les solicitan su nombre de usuario y contraseña. Una vez que tienen la información roban el dinero de la cuenta o, en algunos casos, chantajean a la víctima. "Te contactan para decirte que debes pagarles si quieres recuperar tu cuenta", explica Marcos Gómez Hidalgo, subdirector de operaciones del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco). Advierte: "Los operadores ¡nunca! se ponen en contacto con los usuarios por correo electrónico".

Cualquier denuncia contra uno de los 51 operadores autorizados por la oficina gubernamental se debe hacer a través de esta misma institución. Blanco asegura que la Asociación de Víctimas recibía las quejas y las trasladaba a esta dependencia de Hacienda, pero les indicaron que debían seguir un protocolo. Primero se reclama ante el operador, que tiene un plazo de respuesta de un mes. Si este no contesta o la resolución no satisface al reclamante, este puede ir ante la dirección de ordenación, donde inician un proceso de inspección en el que valoran si la falta es constitutiva de delito o no, dependiendo de esto se abre un expediente sancionador.

La presidenta de la Asociación afirma que el problema con este protocolo es que "todo es teórico. Nadie nos ha dicho que su reclamo se resolvió satisfactoriamente, en cambio, nos llaman enfadados". Ejemplifica que en el caso de las denuncias contra las "variaciones de última hora", la dirección ha contestado que esta práctica es un "incumplimiento de contrato" y que ellos no son competentes, que se debe resolver por la vía civil. "El usuario se molesta porque no sancionan al operador y no le devuelven su dinero", resalta. Este diario intentó, sin éxito, ponerse en contacto con algún funcionario de esta oficina o del Ministerio de Hacienda.


La Asociación de Víctimas del Fraude ha iniciado a colaborar con la policía para resolver algunos casos. "Si de repente recibimos muchas denuncias de un mismo operador, es el indicio de que algo raro pasa. Recopilamos la información y se la mandamos a las autoridades", manifiesta Blanco. Como resultado de esta alianza se inició la investigación en enero de 2013 contra la web 21kbet.com, ya que esta organización interpuso la denuncia en nombre de 21 usuarios de España, Portugal y Estados Unidos.

Esta web, a través de la que se hacían apuestas de partidos de fútbol, baloncesto, balonmano y otros deportes, funcionó desde junio de 2011 al mismo mes de 2012. En ese tiempo, más de 4.000 apostadores de todo el mundo utilizaron este portal, que tuvo transacciones por importe de 7,5 millones de euros, según fuentes policiales.

Ángel, uno de los estafados, apostaba en fútbol, baloncesto y tenis, y asegura que lo hizo durante "algún tiempo" hasta que tuvo suficiente ganancia. "Cuando quise retirar el dinero me dieron largas. Los llamaba por teléfono y me decían que no era su culpa sino de terceros. De un día para otro desaparecieron", comenta. Después de su experiencia con esta web, el madrileño dejó de apostar, pero lo ha vuelto hacer por el Mundial de fútbol en Brasil, aunque en locales tradicionales. "Ahí te piden menos jaleo, solo presentas tu DNI; mientras en internet debes facilitar muchos datos. Ya no siento que sea seguro", concluye.

Analizar las web


En casi todos los casos, los usuarios pueden evitar o, por lo menos, enterarse a tiempo de que podrían ser víctimas de una estafa. Marcos Gómez Hidalgo, subdirector de operaciones de Inteco, recomienda que para no acceder a una página web truqueada o creada por un ciberdelincuente, los jugadores deben analizar los enlaces de los navegadores.
Para esto existen herramientas en Internet, llamadas analizadores de URL o de enlaces, que "permiten conocer estas páginas, te dicen que no estás entrando en una página segura", explica Gómez.
Además, sugiere que para saber si el jugador está siendo estafado "hay que hacer una revisión de los movimientos de la cuenta del juego, igual a como si fueran las bancarias". Cada vez que se juega o apuesta "hay que revisar que te ingresen lo adecuado", afirma.

Fuente: ElPais

Copyright © 2013-2016 esMarketingDigital

Designed by eMD &